Factoring sin recurso vs. Factoring con recurso: escoge la mejor opción para tu negocio

factoring-sin-recurso-factoring-con-recurso

¿Te has preguntado qué pasa cuando un cliente no puede pagar tus facturas? Dependiendo del tipo de factoring que utilices, existen diferentes escenarios a los que podrás enfrentarte. Sigue leyendo y descubre cómo proteger los ingresos de tu compañía.

El factoring beneficia a tu negocio de dos maneras. Primero, te permite adelantar dinero en tus cuentas por cobrar y te ayuda a mejorar tu flujo de efectivo. El segundo beneficio será que, sí escoges un programa de factoring sin recurso, puedes garantizar que tu dinero está protegido ante situaciones de riesgo. Debido a que tu empresa de factoring cobrará el valor de esas facturas a tus clientes, ellos se encargarán de garantizar que recibas tu dinero sin inconvenientes. Tener más efectivo a la mano y el apoyo de un factor que maneje tus cobranzas te da más tiempo y capacidad de maniobra para dirigir tu empresa.

Si un cliente no paga una de sus facturas, el tipo de factoring que utilices es esencial para saber qué puede suceder. Ahí es donde entra en juego el factoring con recurso frente al factoring sin recurso.

Dos formas de hacer factoring

El factoring con recurso constituye la mayor parte de la industria de financiamiento de cuentas por cobrar. El recurso es un acuerdo entre tu negocio y la empresa de factoring, donde deberás recomprar las facturas en las que tu factor no pueda cobrar el pago, por lo que debes debes devolver el costo desembolsado de cualquier factura que tus clientes no paguen. Sin embargo, cuando decides utilizar factoring sin recurso, la empresa de factoring acepta un mayor riesgo de impago, además del proceso de gestión por parte de tus clientes.

El factoring sin recurso parece atractivo desde una perspectiva de gestión de riesgos. Sin embargo, no todas las empresas de factoring asumen fondeos sin recurso. Este tipo de servicio se limita a las facturas con deudores que tienen más probabilidades de pagar. Si el deudor tiene una mala calificación crediticia y un historial de pagos negativo, es probable que la compañía de factoring no asuma el riesgo de impago de las facturas.

Finalmente, el factoring sin recurso no necesariamente protege a tu empresa de cualquier riesgo de impago. Muchas empresas de factoring ofrecen la opción sin recurso que solo se aplica si un deudor se declara en bancarrota. Si un deudor cierra sus puertas o simplemente desaparece sin pagar, debes recomprar esa factura.

Entendiendo términos

La mejor solución para escoger el modelo más apropiado para ti mejor paso es sentarte con empresas de factoring, que puedan darte las garantías necesarias para asumir el pago de tus facturas y discutir sus términos de negociación. Es una ventaja para ti encontrar una compañía que ofrezca tanto el factoring de recurso como el de sin recurso. Algunos de tus clientes pueden ser mejores candidatos para el factoring de recursos que otros. Una empresa como Summar, que tiene un equipo de crédito sólido también puede ayudarte a evitar relaciones comerciales con clientes cuyo historial de pagos es deficiente. El mejor de los casos es que tu empresa tenga clientes con buen historial crediticio y de pagos sólidos. Esto te permite pagar tarifas más bajas por el factoring con recurso sin preocuparte por el riesgo.

En Summar Financial te daremos toda la asesoría necesaria para que elijas la opción que mejor se ajuste a tus necesidades. Entendemos que si tienes buenos pagadores, el factoring sin recurso es un seguro tanto para ti como para nosotros. Por tal motivo, te invitamos a que te pongas en contacto con nuestro equipo de expertos, para ofrecerte los servicios indicados para tu tipo de negocio. Somos una empresa líder en factoring y podemos ofrecerte la opción que más te convenga a ti y a tu empresa. ¡Aplica ya y te contactaremos en breve!


¿Quieres tener más noticias de factoring? Suscríbete a nuestro boletín.

 

 

 

PUBLICACIONES RECIENTES